martes, 7 de mayo de 2013

Y el mundo gira y gira...


Cada día lo que hace girar al mundo se aleja más y más de lo humano. Somos materialistas, no hay cosa que no podamos comprar, incluso el amor puede ser comprado. Estamos perdiendo el sentido de lo que es “amar”, esa palabra sencilla, tan fácil de expresar para unos, tan comprometedora para otros. Su significado se ha ido distorsionando, complicando, se ha perdido el sentido de amar a alguien, más que amar a algo.

Ha dejado de ser verdad eso de que al mundo lo hace girar el amor, actualmente todo lo hace girar menos eso. Vamos por la vida esperando lo peor de las personas, haciendo planes para cuando se rompan las promesas, haciendo barreras que se interpongan entre nosotros y las demás personas, ocultándonos, protegiéndonos, nos adentramos en la búsqueda del sustituto perfecto del amor. ¿Hasta cuándo entenderemos que ese sustituto no existe? Esas mariposas en el estómago no se pueden comer, la mirada brillante no viene en el paquete de los lentes, la angustia de saber cuándo llamará no está incluido en el plan de tu celular.

Ahora el amor es una pesadilla que evitamos convertir en realidad, las historias de amor son una fantasía más increíble que Peter Pan y el insomnio por estar amando con el pensamiento ahora es una moda de las que todos somos parte, aún si no tenemos claro el por qué amamos.

Y quizá sí, el amor ya no es el mismo de antes, se ha transformado con el tiempo como todo lo demás en el mundo. Ha evolucionado pero en vez de mejorar, como la tecnología, la idea del amor se ha ido degradando. Queremos racionalizar la única cosa que nos permite ser humanos, ahora todo es estrategia y juego, ya no queremos arriesgarnos porque ilusamente creemos que todo lo que tenemos por perder es mucho más de lo que tenemos por ganar.

Lo cierto es que amar es una decisión, es querer poner toda tu fe y toda tu confianza en una relación esperando lo mejor, es tener siempre en cuenta que el amor no es una competencia ni una lucha de poder. El amor es dar lo mejor de ti mismo para poner las probabilidades de éxito a tu favor y aún cuando no funcione debes mantener la esperanza de que algún día lo hará.

2 comentarios:

  1. Somos muy materialistas pero el amor sigue moviendo al mundo.


    Saludos

    ResponderEliminar
  2. q bonitooooooooooooooooo!

    ResponderEliminar